Queso Curado Leche Cruda


 
Queso Curado Leche Cruda

De apariencia poco uniforme, oscuro, lavado con aceite de oliva. Al corte, presenta color amarillo y ojos irregularios, típicos de la leche cruda. Su receta ancestral y un lento proceso de curación de más de 6 meses permiten obtener un queso firme, seco, de aroma profundo, cuato vegetal y un sabor exquisito y muy persistente. En boca, es ligeramente dulce, trufado, aromático y perfumado. Delicioso, con toques de madera, tonos fúngicos y regusto picante.

 

  • Tiempo mínimo de curación más de 6 meses
  • Color: amarillo por cuajo vegetal, perforado, muchos ojos irregulares, le infiere mucho aroma
  • Textura: firme, seco
  • Aroma: profundo, floral, cuero, madera, fúngico, setas
  • Sabor: ligeramente dulce, trufado, aromático, perfumado, picante
  • Persistencia: muy persistente, alta
  • Regusto: madera, picante
  • Apariencia: no uniforme, oscuro, tratado con aceite de oliva